lunes, 12 de noviembre de 2012

Planeta Negro: La marca del meridiano

Aunque EN (muy)  DIFERIDO aquí está la entrada negra de octubre. Al fin y al cabo, en ella iba a hablar sobre la concesión del premio Planeta a Lorenzo Silva y aquí hablo sobre la novela ganadora del premio -lo que no deja de ser lo mismo.

Quería leer la novela de Lorenzo Silva  no por ser la ganadora del  sustancioso premio sino por tratarse de una nueva entrega de las aventuras de nuestra pareja - ahora convertida en terceto- de guardias civiles más conocidos. La casualidad hizo que pudiera sacarla en prestamo recién llegada a la biblioteca.

Mis temores iniciales -el principio de la novela me resultó farragoso- se hicieron realidad y la novela no me ha convencido. Me parece que que le sobran disquisiciones sobre ¡Como está el país! que aún siendo muy ciertas y estando de acuerdo con ellas (escuché a Silva en Getafe Negro y me pareció muy sensato todo lo que decía) rompen completamente el ritmo de la novela.

Hace dos años en Getafe Negro comentaba que le habían echado en cara que sus novelas se salieran de lo policiaco o, como en La Estrategia del agua, se supiera quien era el culpable desde el principio. Nada de eso me importó; tampoco me molestan las referencias metaliterarias, al contrario. El género negro es vehículo habitual de la crítica social pero … esta no puede lastrar la novela.

  En la Estrategia del agua Silva denunciaba los abusos que amparándose en la ley de violencia de género a veces se cometen. El problema es que aquí lo abarca todo: desde el anticatalanismo de una parte de los españoles, los desahucios, el atasco de la judicatura, la congelación del sueldo de los funcionarios y la supresión de la paga extra, la corrupción, la trata de blancas o los delitos sexuales a través de facebook…. Por no faltar no falta ni la mención a las lineas aéreas de bajo costo.

  En las novelas anteriores siempre tuve la sensación –incluso cuando Andreu entró en escena- de que había un equilibrio entre los protagonistas. Esta vez, sin embargo, me pareció que tanto Chamorro como Andreu quedan en un segundo plano; lo cual no necesariamente es malo. El problema es que echo en falta al Vila irónico que recuerdo y me sobra bastante de este otro, un poco demasiado en posesión de la verdad y que se pasa el rato filosofando.

Me hubiera gustado escribir una reseña completamente distinta sobre el libro pero ¡esto es lo que hay! Como siempre, es una opinión personal y me gustaría saber la vuestra.

En el rincón musical una de las canciones que Vila menciona en el libro.: In my secret life 

16 comentarios:

detectives salvajes dijo...

¡Pues vaya! Iba a escribirte para comentarte que ya tengo mi ejemplar dedicado, gracias a la complicidad con mi hermana que pudo estar presente en el acto en NyC por serme, a mi, imposible.
Me gusta tu reseña porque la siento muy auténtica y generosa. Aunque no la hayas disfrutado como ansiabas. No sé lo que tardaré en poder coger el libro, pero intenraré corresponder a tu entrada con la misma sinceridad.

lammermoor dijo...

Detectives Salvajes cuando conseguí el libro estaba tan contenta que lo "feisbuqueé".
Me hubiera gustado hacer una reseña muy elogiosa sobre el libro pero hubiera sido falsa. Espero que no tardéis en leerlo para poder comparar impresiones.

P.D: a pesar de todo, me das envidia con lo del libro dedicado. :)

Alice Silver dijo...

Yo esperaré a leerla para comentar, tu entrada y los comentarios de José María en mi blog me tienen preocupada... sólo he leído el primer capítulo y me pasa como con el primer capítulo del último libro de Markaris... demasiado pegados a la realidad y estoy tan harta de crisis...

Susana Hernández dijo...

A mi lo que me ha molestado es que una novela que ya se sabe de quien es, se haga con un premio de este tipo... Es extraño. Bueno, tampoco tan extraño

lammermoor dijo...

Alice en el primer capítulo se tira tres o cuatro páginas hablando del futuro de su hijo (y resto de jóvenes) se´gun empiezas a leer.
Ya verás cuando, más adelante le pregunten a la viudad de la víctima por la situación económica el discurso que se marca.


Susana en la entrada "nonata" explicaba mi teoría sobre el premio. Y sí, esta vez la excusa del anonimato resultó aún más floja que de costumbre.
¿Te has fijado en que "casualmente" la pareja ganadora siempre es mixta? Si el premiado es hombre, la finalista mujer; y viceversa. Además, el ganador es una figura consagrada y el finalista, está comenzando. ¡¡Sospechoso!!

Natalia D. dijo...

No he leído esta última novela de Silva y por tanto no puedo juzgarla, pero al leer tus opiniones, Lammermoor, he reconocido mucho de lo que pensé cuando leí “La reina sin espejo”, el último de la saga Bevilacqua con el que me he atrevido. No estoy en contra de la crítica social en una novela, al revés, pero me parece que Silva se pierde más bien en una moralina pesada y una corrección política agobiante, hasta convertirse en una especie de cura-laico adoctrinando a sus feligreses desde el púlpito en que ha convertido sus libros. Al leer aquella novela, sentí que Silva había frustrado los inicios prometedores de su pareja de guardias civiles y, por lo que leo en tu reseña, se mantiene en esa línea.

lammermoor dijo...

Uf, Natalia pues si te parece que se excede en La reina sin espejo ni te cuento lo que puede parecerte este.
Lo que me sorprende es que en las -hasta ahora- pocas reseñas que leí sobre la novela nadie comenta esto, que personalmente me parece un fallo bastante gordo.

olga dijo...

Tengo que confesar que nunca había leido nada de Silva, y creo que será lo primero y último que lea de él. El libro me ha parecido aburridísimo y sin sustancia. Los diálogos parecen sacados de la traducción de una pésima novela negra americana.

lammermoor dijo...

Olga la verdad es que te has estrenado con el peor libro de la serie. Si te animas, te recomiendo El alquimista impaciente

Olga dijo...

lammermoor, le daré una oportunidad, al Alquimista Impaciente. Tengo La sustancia interior de Silva, en la mesilla. ¿Vale la pena?, porque tengo entendido que ese libro es Su Obra.

Alice Silver dijo...

Ya he terminado La marca del meridiano, más que molestarme sus reflexiones sobre la crisis, que están demasiado pegadas al momento actual, traen a la palestra algunos temas interesantes como la explotación de mujeres y la corrupción policial. Me ha desilusionado el modo en que se piensa a si mismo, está lleno de autocompasión y autojustificación.

lammermoor dijo...

Las reflexiones en si no me molestaron -estoy de acuerdo con ellas- pero, tal como comentaba, creo que lastran la novela e incluso a veces las fuerza; para ejemplo, el comentario de la viuda del excompañero de Vila sobre los créditos, los desahucios, el catalán, etc. me pareció metido con calzador.

S.Jarré dijo...

Para haber ganado un premio como el Planeta, la novela no lo merece.

Aburre de principio a fin, para quien no es Español. Es una novela muy nacional y , con personajes ya creados en otras sagas (¿y lo de inédito que demanda el concurso Planeta donde quedó?)

Me cansa que estos premios se destinen a personas que ya tienen contratos con las editoriales y que encima se caguen en los requisitos del Premio (novelas originales que sean inéditas bla bla bla).

No puedo ver tanta injusticia podrida desperdigada. Me tildarán de envidioso, sí, desde luego, envidio que un personaje con un bagaje de libros le sea concedido un premio que debería ser destinado a gente sin recursos y con novelas realmente inéditas.

Esta novela, siendo saga, no es para nada inédita. Al menos yo no consideraría algo original cuando dos personajes ya han sido usados en otras estructuras literarias. Rompe con los requisitos. Y claro, enseña el fraude que son tales concursos.

Saludos Cordiales

lammermoor dijo...

J.Sarré cuando oí que Lorenzo Silva había ganado el Planeta lo primero que pensé fue que era con un libro que no tenía nada que ver con Vila.
Parece ser que el cuantioso premio es en realidad un adelanto sobre lo que la editorial va a ganar con las ventas. Con eso creo que ya está todo dicho. Tengo mi teoría sobre el premio -tanto el ganador como el finalista están decididos y negociados antes de la convocatoria. Un día hablaré sobre ello.

Un saludo

Sol dijo...

Pues con lo forofa que soy de Vila, ya es la segunda crítica negativa que leo, y tengo el libro pendiente de leer :-(

lammermoor dijo...

Hola, Sol una amiga -también foroba de Vila, como nosotras- me comentaba que también a ella le había decepcionado. ¡A ver que te parece a tí!